Imágenes

DERMATITIS DEL PAÑAL.

Imagen Posted on Actualizado enn

pannolino

 

Podemos definir la dermatitis del pañal como una reacción cutánea, consistente en la irritación de la piel y que se manifiesta por un enrojecimiento de ésta en la zona  que cubre el pañal. Los casos más leves son muy frecuentes  en bebés hasta más o menos los dieciocho meses de edad.

Las causas de ésta irritación pueden ser muchas y muy variadas, pero las más frecuentes son:

  • Pañales con exceso de humedad. Tanto la orina como las heces son muy irritantes si se mantienen cierto tiempo en el pañal.
  • Acidez de las heces. Hay que tener en cuenta que ésta aumenta cuando el niño tiene diarrea.
  • Reacciones a los jabones utilizados en la limpieza del bebé o que ésta es excesivamente fuerte.
  • Reacciones alérgicas a detergentes utilizados en la limpieza de pañales si éstos son de tela.

Debemos saber también que no todas las dermatitis son producidas por la causas mencionadas anteriormente, muchas veces ésta dermatitis está aumentada o producida por la presencia de ciertos tipos de bacterias y sobre todo de hongos que vienen a complicar la situación. Dentro de éstos últimos el más común es la Cándida. Es el médico el que puede diagnosticar la infección por Cándida, examinando la piel del bebé o caso de ser necesario, con una prueba de laboratorio.

En cuanto a los síntomas que presenta, es como hemos dicho anteriormente un enrojecimiento de la piel con un sarpullido en toda la zona. Puede presentar asimismo granos e incluso úlceras. Existen también zonas descamativas en toda el área genital.

¿Cómo podemos prevenir la aparición de éste tipo de dermatitis? Pues cambiando el pañal con mucha frecuencia, si es posible también, dejando al bebé durante unas horas sin pañal, lavando con agua solamente y utilizando pastas al agua o pomadas a base de óxido de zinc y vaselina o similar que colaboran a mantener alejada la humedad de  la piel del bebé. Se debe evitar frotar la piel, es decir, hay que limpiar la zona muy suavemente, y procurar secarla al aire o con un paño muy suave teniendo especial cuidado en los pliegues para que éstos queden perfectamente secos. También hay que restringir totalmente el uso de toallitas que contengan perfume, pues éste tiende a irritar o a causar reacciones alérgicas.

Consulta con tu farmacéutico las pomadas más adecuadas para la prevención tanto de la simple irritación como de la dermatitis.

En cuanto al tratamiento lo primero que debemos hacer es todo lo indicado en la prevención, es decir, mantener al bebé limpio y seco, cambiar muy frecuentemente de pañal, acostar al bebé el mayor tiempo posible sin pañal sobre una toalla limpia y seca, usar agua y un paño suave para secarlo o mejor secarlo al aire, colocar el pañal poco apretado para evitar rozaduras y usar las pomadas anteriormente citadas para curar la escocedura. Tampoco se deben colocar sobre el pañal pantalones plásticos, ya que no permiten la circulación de aire. Nunca se debe usar talco porque podría ser perjudicial ya que al utilizarlo el bebé también lo inhalar.

Y ¿Cuándo acudir al médico? Pues deberá acudir al médico en caso de ver úlceras, granos o ampollas  grandes, en el caso de que el sarpullido se propague a otras zonas, o si el bebé tiene fiebre. También tendrá que examinarlo el medico cuando sospechemos que la infección pueda estar producida por Cándida. Debemos tener en cuenta que la dermatitis normalmente debe desaparecer en un plazo aproximado de tres días. Si esto no es así siempre será necesaria la intervención del médico.

 

 

 

Anuncios

ERITEMA SOLAR.

Imagen Posted on

quemadurassolares

Podemos definir el eritema solar –popularmente conocido como quemadura de sol-, como la respuesta inflamatoria de la piel a un exceso de exposición a la radiación solar.

La intensidad de éste puede variar desde el simple enrojecimiento de la piel (con todas las molestias que esto conlleva) hasta las quemaduras de diverso grado que incluso pueden llegar a ser graves. Cuando el eritema es leve la piel enrojece horas después de la exposición, y luego sigue la descamación. Cuando es más intenso, al enrojecimiento le sucede la formación de pequeñas ampollas, y posteriormente la descamación y la curación.

La luz solar es una radiación de tipo electromagnético, que va fundamentalmente desde el ultravioleta hasta el infrarrojo pasando por el espectro visible. Existen también longitudes de onda más largas y más cortas  pero que carecen de interés para el problema que tratamos. La luz ultravioleta se divide en UVA, UVB y UVC y es la responsable de éste tipo de problemas, concretamente la UVB sería la causante en mayor medida del eritema. Hay que decir también que por supuesto, ésta UVB tiene también efectos beneficiosos sobre el organismo ya que, por ejemplo, induce la síntesis de vitamina D, que favorece la calcificación ósea.

La cantidad de radiación ultravioleta varía en función de una serie de parámetros. Así:

  • La altitud aumenta la intensidad de los rayos ultravioleta. A mayor altitud, mayor cantidad de UV.
  • La latitud: Más cantidad de UV al acercarnos al ecuador, puesto que en él la luz incide más perpendicularmente. Si nos acercamos a los polos terrestres la cantidad de rayos UV será menor.
  • La estación del año. En verano mayor cantidad de UV.
  • La hora del día. Las horas de mayor intensidad solar son entre las 12h y las 17h. En éstas horas debemos procurar no tomar el sol.
  • El lugar. En sitios como la playa, y más en la nieve, aumenta también la luz reflejada por lo que recibimos mucha más cantidad de radiación.

No todas las pieles tienen la misma sensibilidad al sol, por tanto unas personas se quemarán antes que otras. En función, tanto de la sensibilidad frente al eritema como de la capacidad de desarrollar bronceado, se han definido hasta seis fototipos de piel que van desde el fototipo I que son las personas que se queman rápidamente y no se broncean hasta el fototipo VI que es el de las personas de raza negra.

Entonces ¿cómo podemos evitar estos efectos negativos del sol? Pues lo primero que debemos hacer es evitar tomar el sol en las horas de más radiación (las horas centrales del día), además hacerlo de una forma progresiva durante los primeros días, proteger la cabeza con una gorra, proteger los ojos con gafas oscuras con filtro UV, tomar durante la exposición bastante cantidad de agua para evitar la deshidratación y además utilizar cremas fotoprotectoras en función de nuestro tipo de piel que deberán aplicarse inicialmente una hora antes de la exposición, y renovar frecuentemente, sobre todo después de cada baño. Más adelante dedicaremos un artículo a éste tipo de cremas protectoras, describiendo los distintos tipos y los más adecuados para cada tipo de piel. No obstante, no olvides que en tu farmacia puedes resolver todo éste tipo de dudas y que tendrás el apoyo de todos los profesionales que allí trabajamos para resolver todas tus dudas y darte apoyo y consejo. Hay que recordar también, que si tienes algún tipo de tratamiento en curso, hay medicamentos que producen fotosensibilidad. Consúltalo también con tu farmacéutico.

Y ¿qué hacer si a pesar de todo esto se nos produce un eritema? Bien, pues si solamente tenemos un enrojecimiento relativamente leve, deberemos hidratar la piel muy frecuentemente, y además aplicaremos apósitos húmedos que nos proporcionarán una gran sensación de alivio. Si el eritema es más intenso y se empiezan a producir ampollas deberemos acudir al médico para que considere el tratamiento adecuado a la lesión.

DEPORTE Y SALUD

Imagen Posted on Actualizado enn

 

Salud y deporte

En éste y sucesivos post vamos a ir viendo los beneficios que nos aporta la práctica habitual de algún tipo de deporte y más tarde también iremos describiendo las lesiones más habituales que pueden producirse por la práctica del mismo.

Vamos a empezar describiendo los beneficios: el ejercicio físico nos va a ir proporcionando una sensación de bienestar general, así como más rapidez de movimientos, optimismo y autonomía.

Es muy importante la práctica deportiva, para el desarrollo tanto físico como mental de la persona, así como para la prevención de numerosas enfermedades como diabetes, hipertensión, hipercolesterolemia y por supuesto obesidad. Un alto porcentaje de las muertes prematuras producidas en los países más desarrollados son atribuibles a la vida sedentaria y a una alimentación indebida.

Con respecto al aparato locomotor el deporte aumenta la elasticidad muscular, con una mejora de los movimientos en el desarrollo de la vida diaria, y previene enfermedades como la osteoporosis. Aumenta asimismo la elasticidad de las articulaciones, músculos y cartílagos  aumentando el grado de independencia en personas de cierta edad.

En cuanto al corazón, disminuye la frecuencia cardiaca de reposo y aumenta la eficiencia, disminuyendo el gasto cardiaco. Se aumenta también el aprovechamiento de oxígeno que llega a los músculos disminuyendo el trabajo del mismo.

El sistema circulatorio también se ve muy favorecido con ésta práctica. Se disminuye en grado considerable la presión arterial, y se evita la formación de coágulos en las arterias, con lo cual se evita la aparición tanto de trombosis como infartos.

Se evita asimismo la aparición de varices aumentando la elasticidad del endotelio arterial.

El metabolismo de las grasas se verá beneficiado por un aumento de su consumo y por tanto una  disminución del colesterol total y del LDL, así como el aumento del HDL (colesterol “bueno”), disminuyendo la hipercolesterolemia y favoreciendo la pérdida de peso.

Mejorará también la vida sexual y las horas de sueño, siendo éste último mucho más reparador.

Hasta aquí hemos visto una somera descripción de las ventajas que nos aporta la práctica del deporte. Solamente queda hacer hincapié en que si llevamos mucho tiempo sin hacer ninguno, y decidimos empezar ahora debemos hacerlo muy pausadamente e ir aumentando poco a poco para ir acostumbrado poco a poco a nuestro organismo y evitar la aparición de lesiones.