PÉRDIDA DE PESO

EMPIEZA YA LA OPERACIÓN BIKINI ESTE AÑO: PIERDE PESO CON LA AYUDA DE TU FARMACIA.

Posted on

woman-269941_1920

 

Han pasado ya las navidades. Quizás en éstos primeros días del año hemos logrado contrarrestar ya los efectos de las comilonas y estamos ya en el mismo peso que teníamos antes de éstas. Pero aún de cara a primavera – verano tenemos mucho tiempo por delante para perder esos kilos que sobran para llegar a nuestro peso ideal y afrontar la temporada con la mejor figura posible.

            Con tanto tiempo es fácil conseguirlo sin mucho esfuerzo: Verás, no se trata de afrontarlo pasando hambre y con muchas horas de gimnasio. Se trata de comer un poquito menos y mejor y de mentalizarnos que hay que ponerse en movimiento y hacer un poquito de ejercicio.

            Lo primero a tener en cuenta es que no hay que dejar de comer, ni saltarse ninguna comida. Si lo hacemos así, rápidamente nuestro organismo responderá con un efecto rebote y al dejar de hacerlo subiremos éstos kilos y algunos más.

            En principio hay que comer cinco veces al día. Las dos comidas intermedias (a media mañana y media tarde) las haremos a base de frutas y yogur. El desayuno con café sin azúcar (utiliza un edulcorante), una pequeña porción de pan tostado y algún zumo de frutas.

            En las comidas principales debemos aumentar la cantidad de verduras y disminuir un poco la carne y el pescado. Éstos últimos mejor a la plancha. Si comes menos utiliza platos más pequeños porque engañarán un poco a tu vista y pararás antes de comer. Quita toda la grasa que puedas de los alimentos. Si tomas pan, simplemente una pequeña rebanada y mejor integral.

            Bebe bastante cantidad de agua durante el día y sobre todo antes de las principales comidas, pues aparte de desintoxicarte, llegarás antes a tener la sensación de saciedad.

            Come despacio, saborea la comida. Casi siempre la sensación de saciedad nos viene más por tiempo que por la cantidad de comida ingerida.

            Después de comer, no te quedes parada. Haz un ejercicio suave: Por ejemplo camina a paso ligero durante una hora, o date un paseo en bicicleta.

            Si entre horas tienes hambre, no abras nunca la nevera y picotees. Bebe agua y si con esto no se pasa toma una pieza de fruta. ¡Ah! Y no tomes nunca dulces.

            Si haces esto durante unos meses verás cómo poco a poco tu peso va disminuyendo. Sé constante y no tengas prisa.

            Si crees que todo esto no es suficiente, consulta a tu farmacéutico para QUE TE RECOMIENDE PRODUCTOS DE APOYO. Existe una amplia variedad de productos naturales que actúan como saciantes, capta grasas, bloqueadores de hidratos de carbono o detoxificantes que te pueden ayudar a conseguir tu objetivo más rápidamente. Él te aconsejará los más adecuados para ti y te informará sobre su toma y dosificación.

            Repito, no tengas prisa. Esto ha de ser poco a poco. No reduzcas demasiado las cantidades, simplemente come un poco menos y más sano y verás cómo llegas al verano con el peso que deseabas.

            Un último consejo: No te peses constantemente, pues te puede llegar a crear ansiedad. Como mucho una vez a la semana, y mejor cada quince días.

 

CHITOSAN.

Posted on

compra-marisco-online

El chitosán o chitosano es una sustancia muy común en la actualidad para ayudar a adelgazar evitando la absorción de las grasas por parte del organismo y acelerando su expulsión con la consecuente bajada de la ingesta calórica y contribuyendo por tanto a la pérdida de peso.

Se trata de una sustancia de origen natural, obtenida a partir de la quitina existente en los caparazones de distintos crustáceos, totalmente carente de efectos secundarios ya que no es absorbida por el organismo y empleado tanto en nutrición como en la industria farmacéutica.

Cuando el chitosán pasa al intestino adquiere una carga eléctrica positiva que interacciona con la negativa de las grasas y los ácidos biliares atrapando las grasas en una gran proporción e impidiendo su absorción. El chitosán es capaz de absorber hasta ocho veces su peso en grasa. Además de esto ésta molécula mejora el nivel de colesterol y ayuda a mejorar la absorción de calcio con la consecuente mejora de la osteoporosis.

Debemos tener en cuenta que el chitosán no es un adelgazante, con lo cual no va a reducir las grasas que ya tengamos acumuladas en el cuerpo, simplemente va a reducir la cantidad de grasa absorbida con la ingesta. Si eres una persona que no ingiere grasas o estás haciendo una dieta muy baja en éstas, no será necesario, por tanto, que lo utilices. En éste caso, será bueno utilizarlo el día que por alguna razón vayas a saltarte la dieta y a ingerir más cantidad de grasa de lo habitual. Tiene relativamente pocos efectos secundarios, pero entre éstos podemos destacar la flatulencia, el estreñimiento o el ardor de estómago

Como hemos dicho anteriormente, el chitosán se extrae a partir de los caparazones de distintos crustáceos por lo que está absolutamente CONTRAINDICADO en todas las personas alérgicas al marisco y al pescado.

Consulta a tu farmacéutico sobre las distintas marcas comerciales de chitosán existentes en la farmacia, así como sus distintas concentraciones para que te asesore sobre la más adecuada tanto a tu peso como a tus hábitos alimentarios. Ten en cuenta que la dosis nunca debe ser excesivamente alta para evitar la pérdida de otras sustancias nutrientes necesarias para el cuerpo.

BAJAR PESO (y II).

Posted on Actualizado enn

medida foto

 

Continuación ….

 

El siguiente paso será el EJERCICIO. En el momento que comencemos a hacer dieta nuestro cuerpo empezará a perder peso, sin embargo para completar éste proceso deberemos apoyarlo con ejercicio que ayudará tanto a ésta pérdida como a evitar recuperarla. Cuanto más movamos nuestros músculos más calorías consumiremos. Ya decíamos en nuestro anterior apunte dedicado al deporte, que la vida sedentaria provoca muchos problemas de salud tales como hipertensión, diabetes o hipercolesterolemia.

No hace falta convertirse en un deportista profesional. Es mejor comenzar poco a poco con ejercicios suaves e irlos aumentando de una manera progresiva. Son mejores los ejercicios cardiovasculares (también llamados aeróbicos) como caminar, correr, nadar o montar en bicicleta. Podemos definir los  ejercicios aeróbicos como aquellos que utilizan el oxígeno por parte del organismo manteniendo tanto el pulso como el ritmo cardiaco a un nivel de esfuerzo capaz de quemar grasa y acondicionar los músculos. Ya que el corazón bombea la sangre más rápidamente será necesaria una mayor oxigenación, por lo que el organismo responderá aumentando la respiración. Si el esfuerzo se mantiene por un tiempo relativamente largo, la energía que necesitan los músculos para funcionar será producida por la combinación de los hidratos de carbono con el oxígeno, así como con las grasas. Por tanto, se irán movilizando poco a poco y disminuirá la cantidad almacenada.

Como te he dicho anteriormente, será mejor comenzar por éste tipo de ejercicios, porque date cuenta que si por ejemplo, lo que te sobra es un poco de barriga y haces ejercicios abdominales, irás fortaleciendo dicha musculatura, pero no se notará demasiado porque los músculos seguirán estando bajo la capa de grasa que te sobraba. Personalmente pienso que un muy buen ejercicio para comenzar es andar. Habrá que marcarse una meta de pasos diarios (unos 8000) para luego aumentarlos poco a poco. Es importante caminar tranquilamente los primeros cinco minutos, para evitar forzar los músculos y luego ir aumentando el ritmo. Nunca debemos aumentar la longitud de la zancada más de lo que nos resulte cómodo para evitar lesiones de la musculatura: deberemos aumentar progresivamente el ritmo. Para comenzar serían suficientes unas tres sesiones semanales de una hora. Quizás al principio nos parezca mucho, pero luego nos daremos cuenta de que no es así. Veremos que al practicarlo nos iremos sintiendo mejor poco a poco e iremos aumentando casi sin querer llegando a 10 o 12 mil pasos sin mucho esfuerzo.

Durante la época del verano podremos cambiar esto por natación o bicicleta que son también muy saludables y veremos que poco a poco va siendo mucho mejor tanto nuestra salud física como mental. Notaremos también que dormimos más y mejor y que se reducirán mucho nuestros niveles de stress.

Por último comentar que quizás la parte más difícil sea acostumbrarse a perseverar. De nada vale hacerlo durante un periodo de tiempo si luego lo abandonamos rápidamente. Si ya hemos conseguido nuestra meta hay que ser consciente de lo logrado y no hay que volver a la forma de vida anterior. Aprende a controlarte. Si tienes un tropiezo, no desesperes, no pasa nada. Anótalo y continúa como si nada hubiera pasado. A partir de aquí ponte de nuevo pequeñas metas a cumplir. Cuenta a tus amigos lo que has conseguido y así éstos te apoyarán. No abandones. Continúa con tu vida sana. Continúa con tus ejercicios y verás cómo crece tu autoestima y tu sensación de bienestar.

Piensa en todo lo positivo que ésta nueva situación te ha traído y en lo mal que te sentirías si te sintieras fracasado.

BAJAR PESO (I)

Posted on Actualizado enn

dieta-para-bajar-de-peso-1

 

Este post será una introducción a una serie de unos cuantos más en los que iremos explicando distintos aspectos de cómo perder peso. Vamos a dar una idea general de cómo hacerlo sin importar el número de kilos que necesites perder, y sin caer en muchos errores que desgraciadamente se leen en muchos medios de información.

Lo primero que debemos tener es la idea clara de los MOTIVOS que tenemos para perder peso:

1.- ¿Por qué necesito perder unos kilos?

2.- ¿Qué beneficios me aportará ésta pérdida de peso?

3.- Exactamente ¿Cuánto peso necesito perder?

Seguidamente habrá que mentalizarse de los objetivos a cumplir y tener claro que para ello habrá que hacer un cambio en tanto en nuestro modo de vida, como en la forma de alimentarnos y hacer un esfuerzo para conseguirlo. No deberemos elegir objetivos a muy largo plazo porque será fácil desesperarse. Es mejor ir consiguiendo pequeñas metas para no caer en el desánimo. Por ejemplo, será mejor fijar una pérdida de 3 kilos en 3 ó 4 semanas que 20 kilos en un año, pues las metas a muy largo plazo fácilmente nos harán desesperarnos y abandonar. Será también muy aconsejable llevar un diario en el que anotemos los pequeños avances conseguidos.

El segundo paso es la DIETA. Ésta no tiene por qué ser sinónimo de pasar hambre ni de sufrir, La idea es perder peso a base de generar un déficit de calorías. Esto puede hacerse de dos maneras: O bien ingiriendo comidas con menos calorías y regulando su cantidad, o haciendo más ejercicio para quemarlas, aunque lo mejor es la suma de ambos, es decir, menos calorías ingeridas y más ejercicio.

Deberás irte familiarizando con el número de calorías que consumes para ir bajando poco a poco. Puedes consultar cantidad de tablas con el número de calorías de los distintos alimentos. Una alimentación adecuada, ha de basarse en la ingestión de carnes magras sin grasa (pavo, pollo etc.), pescados, mucha verdura, fruta, evitar las frituras y consumir tanto yogures como otros derivados lácteos siempre desnatados. Por supuesto deberemos reducir también el consumo de azúcares y bebidas gaseosas. Habrá que hacer unas cinco comidas diarias, comer menos cantidad y para ayudarnos apoyar con productos dietéticos que encontraremos en la farmacia, con el asesoramiento de los profesionales que allí te atenderán. Ni que decir tiene que habrá que tomar bastante cantidad de agua, que por un lado nos ayudará a tener más sensación de plenitud, y por otro aumentará la eliminación de productos de deshecho de nuestro organismo.

Es muy importante que la dieta esté adaptada un poco a nuestros gustos. No tenemos por qué hacer un régimen aburrido. Debemos hacer que los platos sean variados y dirigidos a lo que nos apetece comer. Es muy fácil encontrar multitud de recetas apetitosas.

En el caso de que padezcas alguna enfermedad como diabetes, hipertensión o problemas cardíacos consulta a tu médico antes de comenzar.

Y antes de empezar recuerda: no vamos a pasar hambre, solamente vamos a cambiar nuestros hábitos alimenticios, vamos a hacer una alimentación más sana y equilibrada desechando dietas milagro y cosas por el estilo. Ten en cuenta que al hacer dietas muy rápidas tu organismo lo interpretará como una carencia y responderá a esto acumulando más cantidad de grasas en el momento que dejemos de hacerlas.

 

Continuará …..