MEDICACIÓN

TENGO INTOLERANCIA A LA LACTOSA. ¿HAY MEDICAMENTOS QUE NO DEBO TOMAR?.

Posted on

milk-1223800_1920

La lactosa es un azúcar que se encuentra en la leche y productos derivados de la misma. El organismo necesita una enzima denominada lactasa, para poder digerirla,   siendo necesario para ello partir éste azúcar en dos más pequeños que son glucosa y galactosa. Si la cantidad de esta enzima producida por el intestino delgado es insuficiente o nula es cuando se presenta un cuadro de intolerancia a la misma.

Los bebés necesitan también de ésta enzima para digerir la leche materna, y en los nacidos prematuros es muy común que se presente este problema.

La intolerancia a la lactosa se presenta frecuentemente en las personas de raza blanca a partir de los cinco años, siendo su edad de presentación más temprana en personas de otras razas en las que además hay un mayor porcentaje de afectados (en personas de ascendencia asiática, africana y en nativos americanos).

No es un problema que generalmente presente gravedad en los adultos y la sintomatología que presenta es distensión abdominal, náuseas, calambres, flatulencia y diarrea. Normalmente estos síntomas desaparecen en el momento que dejan de ingerirse productos lácteos, sin mayor problema. En los niños y los bebés sí hay que extremar las precauciones y consultar al pediatra si notamos estos síntomas o si el niño no está ganando el peso adecuado.

En el caso de necesitar alimentos sustitutivos, no dudes en consultar tanto a tu pediatra como a tu farmacéutico para que te informen sobre los más adecuados. Existen también en el mercado suplementos de lactasa para facilitar la digestión de derivados lácteos siempre y cuando la intolerancia sea muy ligera.

Hay que tener un especial cuidado a la hora de tomar algunos alimentos preparados pues pueden contener lactosa. Mira siempre la composición en la etiqueta del producto.

En cuanto a los medicamentos que se pueden tomar, si tenemos intolerancia a la lactosa siempre hemos de consultar al médico o al farmacéutico antes de tomarlos. No obstante, has de leer atentamente el prospecto de cualquier medicamento, pues en el caso de que contengan lactosa como excipiente siempre estará indicado en el mismo. Si contuvieran lactosa el farmacéutico podrá cambiarlo por otra marca que lleve distintos excipientes y en caso de no existir en el mercado, habrás de acudir de nuevo a tu médico para que sustituya el medicamento por otro que no tenga este excipiente en su composición. Salvo este caso, en principio no hay problema con otros medicamentos.

 

Anuncios