EMBARAZO

COMBATE LA CIÁTICA DURANTE EL EMBARAZO.

Posted on

baby-belly-1081338_1920

Entendemos por ciática los síntomas (generalmente dolor agudo) que comienza en la parte baja de la espalda, y pasando por el glúteo, recorre la pierna por su parte posterior. Está caracterizada por un dolor fuerte en una pierna (casi nunca se presenta en ambas piernas), que se agudiza al sentarse, que causa adormecimiento de la misma y que puede incluso impedir caminar.

Todos estos síntomas están causados por la irritación del nervio ciático mayor. De cada nivel de la espalda bajo la lumbar 3 sale un nervio de la médula y luego se unen para formar el nervio ciático mayor. Los síntomas de la ciática por tanto son diferentes dependiendo de la parte del nervio comprimida.

En cuanto a las causas de la misma hay muchas: desde una hernia discal hasta fracturas, tumores etc. y también, y es en lo que aquí nos vamos a centrar, el embarazo. Durante esta etapa es muy frecuente que aparezcan dolores de ciática. Éste dolor se produce debido al aumento del peso corporal y el volumen pues se ejerce una mayor presión, en algunas posturas, sobre los nervios que salen de la columna para posteriormente formar el ciático. Es un mal que afecta a casi un 35% de las mujeres embarazadas, pero aunque es incómodo y doloroso no presenta ningún problema para el bebé. El primer consejo que te podemos dar es que ante la aparición de estos síntomas contactes rápidamente con tu médico o fisioterapeuta para que evalúen la situación y tomen las medidas adecuadas. No obstante para aliviar el dolor en la medida de lo posible sigue estos consejos:

  • Cambia con frecuencia de postura: Cambia de postura y no estés demasiado tiempo ni de pie ni sentada. Vigila siempre tu postura de pie, sentada o tumbada.
  • Haz ejercicio moderado: Son buenos ejercicios como la natación que fortalecen tanto la espalda como las piernas.
  • Camina tranquilamente: Aunque caminar es muy bueno durante el embarazo, en caso de tener tanto dolor de ciática como de espalda, haz estos paseos más cortos. Es mejor hacer dos o tres paseos cortos al día que uno largo. Si te encuentras muy impedida puedes ayudarte con una muleta para descargar un poco el peso en la pierna afectada.
  • Utiliza calzado cómodo: Usa siempre zapatos que sean muy cómodos y que no tengan tacón.
  • Acude con frecuencia a tu fisioterapeuta: Para que masajee la zona dolorida.
  • Aplica calor seco: Aplica calor seco siempre que tengas mucho dolor.
  • Y por último vigila tu peso.

 

 

CUIDADO DE LA PIEL DURANTE EL EMBARAZO.

Posted on

belly-2-1314505

 

Como hemos dicho en otras ocasiones, la piel es el órgano más extenso del cuerpo. Las tensiones que va a sufrir durante el embarazo unidas a los cambios hormonales van a causar una serie de trastornos en ésta que hay que cuidar desde el primer momento para evitarlos en lo posible.

Los principales problemas que presenta la piel en el embarazo son los siguientes:

  • ESTRÍAS: Quizás sean el problema más frecuente durante el embarazo, de hecho lo sufren alrededor del 90% de las embarazadas. En éste periodo la piel puede llegar a estirarse hasta diez veces. Se producen por una rotura de la dermis, apareciendo como unas líneas violáceas, que después se van volviendo rosas y acaban como unas líneas blanquecinas. Su formación también está favorecida porque los cambios hormonales afectan a la producción de colágeno y elastina. Para evitarlas debes usar una crema hidratante desde el principio del embarazo y a partir del tercer mes una crema específica anti-estrías que aplicarás dos veces por día (mañana y noche). Consulta en tu farmacia sobre la amplia variedad de cremas de éste tipo existentes y ellos te asesorarán sobre la más adecuada.
  • PICORES: El estiramiento de la piel tiende a desecarla, y como consecuencia de esto aparecen los picores. No escatimes nunca en la hidratación y más si tu embarazo es durante el verano. Procura beber una cantidad de agua suficiente y durante ésta estación usa ropas ligeras, a ser posible de algodón que favorezcan la transpiración.
  • MANCHAS OSCURAS: Aproximadamente al tercer mes del embarazo ciertas zonas del cuerpo tienden a oscurecerse. Principalmente las areolas y los pezones y además comienza a aparecer una línea que va desde el ombligo hasta el pubis (la línea alba). Puede haber una hiperpigmentación en otras partes del cuerpo pero todo esto en general tiende a desaparecer después del parto. Para todo esto, hay que decir que son mucho más sensibles las mujeres de piel oscura.

Existe otro tipo de manchas que aparecen (solamente en algunos casos) en la cara (en la frente, el mentón, las mejillas o el labio) que con frecuencia son simétricas y que no desaparecen con el parto. Son el llamado melasma, al que afecta fundamentalmente el haber tomado sol y haber usado anticonceptivos anteriormente. Para el tratamiento de esto, se recomienda especialmente no tomar sol (sobre todo en las horas de mayor radiación), utilizar siempre protectores solares, evitar tratamientos irritantes para la piel y abandonar el uso de anticonceptivos. En todo caso si las manchas no desaparecieran, debes consultar con tu dermatólogo por si considera el uso de cremas despigmentantes.

  • LUNARES Y PECAS: Si eres una persona con lunares o pecas, ten en cuenta que durante el embarazo éstos oscurecen. Es normal.
  • ENROJECIMIENTO DE MANOS Y PIES: Es también frecuente el enrojecimiento de las palmas de las manos y las plantas de los pies. Esto es normal y totalmente pasajero.

Por último dar unos consejos generales para mejorar esta sintomatología: Bebe bastante cantidad de agua para favorecer la hidratación, hidrata tu piel constantemente mediante cremas y como hemos dicho anteriormente a partir del tercer mes utiliza cremas antiestrías, protégete del sol, utiliza ropa holgada, y utiliza medias de compresión para así evitar la aparición de varices. Consulta sobre todo esto a tu farmacéutico.

 

COMBATIR LA ACIDEZ EN EL EMBARAZO.

Posted on

EMBARAZO

Uno de los problemas más comunes durante el embarazo, es la acidez de estómago. Es una sensación muy molesta de ardor en el estómago, que sube por el esófago hasta la boca. Éste problema se debe a que las hormonas producidas durante éste periodo, relajan la musculatura del aparato digestivo, y por tanto, el esfínter esofágico (válvula que está a la entrada del estómago) no cierra y se produce un reflujo de alimentos y ácidos por todo el esófago hacia la boca. Por otro lado a medida que avanza el embarazo, aumenta la presión y con ello el problema.

Vamos a ver ahora una serie de consejos que pueden aminorar estas molestias:

En cuanto a los alimentos:

    • Reducir alimentos que provocan acidez: Debes evitar consumir alimentos muy grasos, así como frituras, pizzas etc.
    • Evitar bollería
    • No consumir comidas picantes.
    • No tomar alcohol ni cafeína.
    • Evitar dulces y chocolate.
    • No consumir verduras en crudo.            Además de esto hay una serie de hábitos saludables que nos ayudarán a evitar la acidez:
    • Por el contrario es bueno consumir la carne y el pescado a la plancha o cocinado al vapor, y también alimentos a base de pasta.
    • En lugar de hacer comidas grandes procura hacerlas en poco cantidad y más frecuentes: Es bueno cambiar nuestros hábitos y en lugar de hacer las tres comidas principales a las que estamos acostumbrados, sustituirlas por seis comidas de menor cantidad, para facilitar la digestión.
    • Has de comer despacio y masticar bien los alimentos.
  • Debes aumentar el peso hasta el límite que te marque el médico.
  • Aumenta la cantidad de líquido ingerido, pero mejor entre las comidas y no con ellas. Además de agua, puedes tomar caldos, infusiones, y zumos de fruta todo ello sin añadir azúcar.

 

  • Procura no acostarte después de comer: Tanto si tienes costumbre de siesta como a la hora de la cena, debes dejar pasar al menos hora y media antes de acostarte, por lo que debes hacer estas comidas con el tiempo suficiente para no irte a la cama rápidamente.
  • Es bueno también elevar la cabecera de la cama, poniendo unos tacos de madera bajo las patas delanteras, o utilizar en su caso almohadas, para evitar en lo posible el reflujo.
  • Haz los ejercicios que te permita tu médico.
  • Utiliza ropa adecuada: Evita la ropa muy ajustada, sobre todo en la cintura.            Por último recordarte que durante tu embarazo está absolutamente prohibido fumar.
  •             Si con todo esto aún sigues teniendo acidez consulta a tu médico o farmacéutico sobre el uso de algún antiácido a base de calcio o magnesio (no se deben tomar los que contienen aluminio). Ellos te ayudarán a utilizar el más adecuado.