DIGESTIVO

CÓMO TRATAR LA GASTROENTERITIS.

Posted on

gastroente

 

La gastroenteritis infecciosa aguda (que es de la que aquí vamos a hablar) es una inflamación de la mucosa gástrica e intestinal, producida por un agente infeccioso (bacteria, virus o parasito) o por las toxinas generadas por éste que ocasiona un problema en la absorción y secreción del agua y las sales minerales.

En nuestro país, la causa más frecuente de este tipo de infección es la Salmonella o algún tipo de virus llamado rotavirus. Precisamente, contra éste último se ha desarrollado recientemente una vacuna que está disponible en las farmacias.

En general éste tipo de infección se produce por la ingestión de alimentos o aguas contaminadas, aunque en los países desarrollados ésta última vía es infrecuente. En el caso de países con menores controles sanitarios la trasmisión por aguas contaminadas es muy común y muchas veces produce gastroenteritis a personas no acostumbradas a algunos tipos de gérmenes. Es la llamada “diarrea del viajero”.

Como hemos dicho antes, en nuestro país la causa más frecuente es la infección por Salmonella, y se produce por la ingestión de huevos o productos lácteos contaminados por la misma. La gastroenteritis se producirá o no dependiendo de la cantidad de patógeno ingerida, de su virulencia y de las condiciones del individuo, es decir, del estado de su flora intestinal, de su nivel de defensas, o la cantidad de ácidos gástricos.

El principal síntoma de la gastroenteritis es la diarrea, es decir, el aumento del número de deposiciones, así como la consistencia de las heces (son más líquidas). Junto con la diarrea puede ir o no asociado el vómito y los retortijones. La mayoría de los episodios de gastroenteritis remiten por sí solos y no es necesario acudir al médico, salvo en el caso de niños y ancianos en los que puede haber algún problema y sí será necesaria la consulta. En general, los antibióticos están desaconsejados pues pueden prolongar la diarrea. El tratamiento ha de consistir en mantener una buena hidratación a base de líquidos con sales y zumos de fruta. Estos líquidos rehidratantes puedes adquirirlos en la farmacia, pero si no fuera posible podemos hacer uno casero añadiendo a una botella de litro y medio de agua embotellada, dos cucharadas grandes de azúcar, una cucharadita de sal, y otra de bicarbonato y todo el zumo de un limón.

Existen muchos medicamentos en la farmacia, para los que no es necesaria receta médica, y son muy efectivos tanto para el tratamiento de todos los síntomas asociados como para la reposición de sales y flora bacteriana. Consulta siempre con tu farmacéutico, para que te dispense los más adecuados a tu estado y tu sintomatología.

Si existiera una diarrea sanguinolenta y/o fiebre alta no está aconsejado el uso de los medicamentos anteriormente citados. En este caso hay que acudir rápidamente al médico.

Anuncios

CLAVES PARA TRATAR LA GASTRITIS DESDE LA FARMACIA.

Posted on

stomach-310730_1280

La gastritis es una inflamación de la mucosa gástrica que reviste el interior del estómago. Esta mucosa contiene las células que producen tanto el ácido como las enzimas que facilitan la digestión en éste órgano. Si ésta capa mucosa no existiera, los ácidos producidos destrozarían el estómago.

Cuando la capa mucosa se deteriora por alguna razón, los ácidos del estómago llegan hasta una capa más profunda que es la llamada submucosa. Cuando esto pasa se produce una inflamación que es la llamada gastritis.

Entre las causas más frecuentes en el desarrollo de la gastritis podemos citar:

  • Consumo de Tabaco.
  • Consumo excesivo de alcohol.
  • Alimentación.
  • Medicamentos: Especialmente aspirina y antiinflamatorios como naproxeno, ibuprofeno, diclofenaco etc.
  • Infección causada por Helicobacter Pylori.

Los síntomas más frecuentes de la gastritis son dolor en el estómago o en la parte superior del vientre, vómitos, inapetencia y náuseas.

Si la tratamos convenientemente no suele presentar mayor problema, pero si no hacemos caso a éstos síntomas, los ácidos pueden atravesar la mucosa del estómago y hacer una herida en la pared del mismo que es lo que conocemos como úlcera.

En cuanto a los tipos de gastritis podemos citar:

Aguda: Se presenta de forma repentina. Los síntomas son bastante acusados. Si se trata pronto y convenientemente es fácil remitirla.

Crónica: Entendemos por gastritis crónica aquella cuyos síntomas permanecen durante mucho tiempo.

Atrófica: Cuando la mucosa se ha dañado en su totalidad. Es la última fase de la gastritis crónica.

Existen también otros tipos como sería la gastritis erosiva, que sería el paso anterior a la úlcera.

En cuanto a las pruebas que se pueden hacer para su diagnóstico pueden ser: Examen endoscópico del estómago para ver directamente el estado de la mucosa, pruebas para Helicobacter Pylori, examen de heces para determinar si hay pérdidas de sangre etc.

El tratamiento de la gastritis dependerá de las causas de la misma. Si está producida por la toma de ciertos medicamentos bastará con dejar de tomarlos para que los síntomas remitan, no sin antes consultar al médico para que vea si lo considera oportuno.

Si los síntomas son leves consulta a tu farmacéutico, pues hay gran cantidad de medicación para la que no es necesaria receta y él te aconsejará. Entre éstos medicamentos sin receta, podemos citar:

  • Antiácidos: Existen en el mercado muchos tipos diferentes de antiácidos, tanto en comprimidos masticables, como en suspensión o sobres. En la mayoría de los casos son suficientes para aliviar las molestias.
  • Antagonistas H2 como cimetidinas, ranitidinas etc.

Además existen una serien de medicamentos de prescripción médica que son los llamados inhibidores de la bomba de protones: omeprazol, esomeprazol, pantoprazol. Tu médico considerará sobre la conveniencia de un tratamiento con los mismos.

En el caso de infección diagnosticada de Helicobacter será el médico el que habrá de prescribir tratamientos basados en la combinación de ciertos antibióticos con inhibidores de la bomba de protones.