BEBÉS

CÓMO TRATAR LOS CÓLICOS EN LOS MÁS PEQUES.

Posted on

baby-476888_1920

 

Los llamados cólicos del lactante son un problema que preocupa grandemente a los padres, sobre todo en el caso de ser el primer bebé de la familia. Tradicionalmente éste tipo de cólico se ha asociado a problemas de gases, por ser aún muy inmaduro el aparato digestivo del niño, pero la realidad es que a día de hoy, la mayoría de los estudios demuestran que no se sabe a ciencia cierta por qué están producidos.

Existe una regla llamada de los tres, para saber si es un cólico del lactante y no otro problema:

  • Aparece antes del tercer mes de vida y normalmente pasados los quince primeros días.
  • Tiene una duración de tres o más horas.
  • Se presenta tres o más veces por semana.

En algunos casos el problema podría ser debido a la alimentación, pero en éstos se presentarían otros síntomas como pérdida de peso, diarreas etc. Es éstos casos habría que cambiar la leche por otra más hidrolizada y en caso de ser amamantado por la madre ésta habrá de cambiar su alimentación suprimiendo sobre todo los lácteos, sustituyéndolos por productos de origen vegetal.

Hay otros estudios que apuntan a que el origen de todo esto puede ser debido a estrés o cansancio. Hemos de tener en cuenta, que todo el sistema neurológico del bebé está aún poco desarrollado y responde de una forma más exagerada a todos los estímulos que le llegan del exterior.

La manera que tiene el niño de llamar la atención es el llanto. Llora cuando tiene alguna necesidad, tal como hambre, sueño, dolor de algo y quizás también llore por un exceso de estimulación exterior.

Entonces ¿Qué pueden hacer los padres ante ésta situación?

Siempre que el bebé tome su alimento, hay que hacer pausas y ponerlo en posturas que faciliten la expulsión de gases que ingiere con éste: para ello lo pondremos sobre nuestro pecho y le daremos pequeños golpecitos sobre la espalda, o bien boca abajo sobre el antebrazo golpeando ligeramente la espalda. Si crees que el problema puede ser de gases consulta con tu médico por si cree conveniente administrar algún medicamento en gotas que facilite la expulsión de éstos.

Pero por lo general, como hemos dicho, el problema no está causado por esto. Entonces los padres, han de estar mentalizados de que al bebé no le pasa nada, es una etapa normal de su desarrollo. Para evitar en lo posible la aparición del llanto es recomendable coger en brazos al niño antes o en el momento que empiece a llorar  y tenerlo en brazos un ratito apoyándolo contra el pecho. Otra idea es cambiarlo de habitación o sacarlo a la calle a dar un paseo.

En todo caso repito no hay que ponerse nervioso. Si el resto del día el bebé está feliz y va ganando peso normalmente no hay de qué preocuparse. El niño está bien y esto pasará en breve.

 

 

 

Anuncios