LA RELACIÓN DEL ACNÉ CON LA ALIMENTACIÓN.

Posted on

Acne

El acné vulgar es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel, caracterizada por la aparición de lesiones en los folículos pilosebáceos, con posterior infección. El tipo de lesión suelen ser granos, inflamados como si fueran quistes, puntos negros etc. Aparece generalmente en la cara y en la parte superior del tronco, tanto en el pecho como en la espalda, pero afectando más frecuentemente a ésta última.

En una enfermedad que afecta a cerca del 80% de los adolescentes, y parece ser debida a una interacción entre las hormonas y las bacterias que viven en la piel. Hay que tener en cuenta que en la adolescencia hay un fuerte incremento de las hormonas, así como de la cantidad de sebo en la piel. A veces ésta grasa seca, tapona los poros, formando un comedón que impide que la grasa fluya por los mismos.

El acné, aunque en general no es una enfermedad grave, provoca, cuando es marcado,  un mal aspecto físico que muchas veces tiene consecuencias psicológicas para la persona afectada: que en muchas ocasiones se siente mal frente a otras personas tanto de su entorno personal como laboral.

En cuanto a los síntomas que podemos citar: puntos negros, espinillas, granos enquistados, pústulas y protuberancias en la piel, que muchas veces, una vez que la enfermedad desaparece dejan cicatrices.

La prevención del acné no va a hacer que no padezcamos la enfermedad pero si es cierto que puede reducir la intensidad de las lesiones. Es por ello que para prevenirlo se aconseja:

  • Lavarse la cara dos veces al día: Dos veces al día es suficiente. Tampoco es aconsejable extremar la limpieza pues podría tener un efecto rebote. Después secarla con una toalla o paño suave sin frotar.
  • Utilizar los productos de limpieza adecuados: Consulta para ello con tu dermatólogo o tu farmacéutico para que te aconsejen sobre los productos de limpieza y tratamiento adaptados a ello.
  • Utilizar tanto cosméticos como fotoprotectores no grasos.
  • No tocar la zona afectada con las manos.
  • Reducir en lo posible el estrés.

Con respecto a la alimentación hay distintos tipos de estudios desde la década de los 60 y ninguno ha podido demostrar una relación directa de ésta con respecto al acné. En los últimos ensayos parece ser que la intensidad del acné puede estar relacionada con el consumo de glucosa. A mayor consumo de ésta, mayor intensidad en los síntomas del mismo.

No obstante se recomienda no abusar de alimentos como cerdo o carnes muy grasas, de la bollería, del chocolate, el alcohol, y los quesos muy grasos.

En cuanto al tratamiento, varía mucho según la intensidad de la enfermedad. En el caso del acné leve, simplemente los cuidados anteriormente citados y los tratamientos tópicos son suficientes. En casos más graves solamente pueden ser tratados por el dermatólogo, y éste se hará a base de antibióticos, ácido azelaico o retinoides, según la intensidad y el criterio del médico.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s