DERMATITIS ATÓPICA

Posted on

dermatitis-atopica

 

La dermatitis o eczema atópico es una enfermedad crónica de la piel consistente en gran sequedad acompañada de descamación, irritación y que normalmente pasa por unas fases  de brote que es cuando los síntomas se presentan con mayor virulencia, alternadas con otras fases de poca actividad. No es una enfermedad contagiosa. Afecta mucho más a los niños que a los adultos: la padecen alrededor de un 15 o 20% de bebés frente a alrededor de un 4% de adultos.

En el caso de los bebés la enfermedad se  suele presentar de una manera repentina, con picores y piel seca y descamada. Las zonas más afectadas suelen ser, la cara, codos y rodillas. No hay que confundir esto con la dermatitis del pañal (a la que ya dedicamos un artículo), pues la dermatitis atópica rara vez afecta a ésta zona. En la mayoría de los casos la enfermedad va remitiendo a medida que el niño crece.

No se conocen las causas de ésta enfermedad, si bien hay estudios que parecen vincularla a la fiebre del heno y al asma, ni tampoco existe un tratamiento que la cure. Sin embargo, hay estudios que indican que por una serie de factores que enumeramos a continuación, podemos tener mayor riesgo de padecerla. Estos factores son:

  • Clima: Si el clima es frío, hay mayor riesgo de padecer la enfermedad.
  • Antecedentes familiares: Como hemos dicho antes, hay estudios que la vinculan al asma y a la fiebre del heno. Si uno o ambos padres padecen éstas enfermedades el riesgo de dermatitis es mayor.
  • Sexo: Estadísticamente las mujeres padecen más ésta enfermedad que los hombres.

El  problema de la piel atópica es que su misma sintomatología induce a empeorar la enfermedad: Como la piel está reseca y pica, el paciente tiende a rascarse. Con esto provoca inflamación en la piel y al alterar la propia barrera de ésta es posible que se infecte.

¿Cómo podemos controlar la sintomatología de la enfermedad?

Lo fundamental es mantener la piel constantemente hidratada. Para ello utilizaremos lociones hidratantes a diario, así como aceites y geles de ducha especiales para pieles atópicas. Consulta con tu farmacéutico, pues existen gran variedad de líneas completas de tratamiento para éste problema y él te informará.

Hay otros factores que nos ayudarán a que los episodios de brote se puedan distanciar como no tener la temperatura y la humedad ambiente en casa demasiado elevada para evitar sudar, tomar duchas con agua templada (nunca caliente) y hacerlas no demasiado prolongadas, no utilizar esponjas duras para no irritar y a poder ser utilizar tanto ropa interior como externa de algodón. Es conveniente también lavar las prendas de ropa con detergentes muy suaves.

Cuando los brotes son muy agudos debemos acudir al dermatólogo, pues el tratamiento más efectivo es a base de corticoides, para reducir el picor y la inflamación. El médico es el que ha de decidir el corticoide adecuado así como la duración del tratamiento para evitar los posibles problemas que el uso continuado de estas sustancias pudiera producir.

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s