PROTECTORES SOLARES (I).

Posted on

1439117_55492439

 

Hemos llegado al verano, y es necesario que repasemos los conceptos básicos de los protectores solares, imprescindibles en éste tiempo, para evitar las quemaduras producidas por la radiación UV del sol.

Aunque ya lo comentamos en otro de nuestros artículos hay que recordar que la radiación solar es una radiación de tipo electromagnético que va desde el ultravioleta hasta el infrarrojo pasando por el espectro visible. Pues bien la responsable de las quemaduras de sol, sería la ultravioleta y concretamente la UVB. Recordad que la luz ultravioleta se divide en UVA, UVB y UVC.

Podemos definir un protector solar, como cualquier producto de aplicación tópica capaz de evitar o en el peor de los casos disminuir las quemaduras producidas por el sol.

Existen filtros solares de dos tipos:

  • Filtros físicos: Utilizan sustancias (normalmente dióxido de titanio) que reflejan totalmente la luz del sol impidiendo que los rayos penetren en la piel y produzcan quemaduras. Son llamados también filtros minerales.
  • Filtros químicos: Utilizan sustancias capaces de absorber la radiación solar y transformarla en otro tipo de energía que no dañe nuestra piel. Normalmente se utilizan el Mexoryl SX y el Mexoryl XL.

Estos filtros deben cumplir una serie de requisitos para poder ser utilizados como tales, es decir, no han de causar ningún efecto nocivo a nuestra piel, han de ser estables al sol y a los agentes externos tales como la arena, el agua o el sudor y deben tener una alta capacidad de absorber la radiación UV.

            ¿Qué es el factor de protección solar (SPF)? El factor de protección solar sería el incremento de tiempo que nuestra piel tardaría en reaccionar a la exposición solar utilizando un protector o lo que es lo mismo, sería el efecto multiplicativo (SPF) que el protector solar incrementa sobre el tiempo que podemos estar al sol sin quemarnos cuando no utilizamos ninguno. Por ejemplo, si nuestra piel tarda 20 minutos en empezar a reaccionar frente al sol, con un factor de protección SPF 30 empezaría a reaccionar a los 600 minutos,

¿Con qué frecuencia deberemos aplicar los protectores? En principio deberemos aplicarlos alrededor de una hora antes de la exposición y renovar la aplicación cada dos horas mientras estemos expuestos al sol. Habrá que renovar con más frecuencia si entramos y salimos muchas veces del agua o si sudamos excesivamente. Hay que tener especial cuidado con los niños y utilizar productos específicos para ellos, que son más resistentes al agua y la arena, ya que éstos suelen estar constantemente jugando con la arena y dándose baños frecuentes. También habrá que prestar más atención a las personas de edad puesto que son mucho más sensibles al sol.

 

 

……. Continuará.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s